lunes, 20 de abril de 2015

Olivo de plata

Me quede...
detrás...
de la ultima puerta.

Luz...tenue...
de tu mesita,
alrededor de tu sombra,
iluminando las palabras que mi corazón
te hacia llegar en forma de alas...
 
por no quererte despertar

tus ojos se cerraban,

y los mios al llorar.


Descanso, en las caricias de tus manos.

Solo... en recuerdo,
dibuje tu boca con mi dedo...

en el aire...

y me vino tu olor,
y tu beso de madrugada
antes de irte a trabajar,
y tu mano en mi pelo...

como un peine,


que quiere peinar.



Lleno
mis ganas de vivir
con tus momentos.

Un minuto de ti...
es un verso lento
que se me pierde al instante.

El aire de tu voz,
entra por mi garganta
para llenarme por dentro.

Entro...
realidad que me espanta
peso,
en derrame de coz,
fina,la piel de guisante
viento...que pesa sin ti
una por una
a cada instante.


No canses tus ojos con tu mirada siempre encendida...
vuela como ave por tu sierra...
sabes?
 la tuya es morenita y pequeñita,
lo mismo que esa aceituna...
una virgen...
con mantilla
cubriendote la cabeza.


Ahora te toca con su mano...
como quien quiere peinar...

tus ondas olas de plata.

Olivo viejo,

olivo de mil ramas...

Dejate sentirte aun sin hablar...

déjate soñar....


                                         a mi tio Matias.