jueves, 19 de julio de 2018

Solo después

Cuando la soga está hecha de fuego
y tu cuerpo es gasolina.

La silla de tres patas
solo sujeta una pierna
la otra sólo empuja su propio cuerpo
para olvidarse  de lo demás.

Trágame  barro de charca
no siento la verdad en el aire. 
Pesa más la agonía
que esos espacios en blanco en tragos de alquitrán. 

La tristeza se puede tragar con las lágrimas 
pero vuelve a salir en forma de arco
dejando la flecha en la garganta.

El estallido de los locos se vuelve azul... Como el mismo cielo
y la sed se vuelve pez
muriendo en las escamas de su propio cuerpo.

Recuerdo el primer beso...
Esculpí con la lengua aquellos dientes
guardándome el sabor de su respiración.

Su nombre sonaba a barca de madera rozando los corales
nunca jamás rozados.

El oxígeno... 
escapando por la espuma
que desea arrojar mi sangre.

La tortura se calma con un tiro
o una bala de nadie.

Me ato para fingir
que mi soledad sólo respira con el aire.

Sólo después
bailaré con la rama 
que al caer
se tope con la mente de mi frente.

La luna  es tan solo un reflejo
no existe, no es... Si la veo
y no me quejo. 

miércoles, 30 de mayo de 2018

Te dedico esta canción

Gracias...

Por haberme regalado tu tiempo.
Por haberme cogido de las manos y llevarme
y acercarme y dejarme  muy cerquita de mi sueño.

Por hacer que todo no quedara
por quedarse en nada.

Por sacarle brillo
a todas y cada una de las palabras
que guardaba en el cajón .

Por empapelar mi corazón
con toda tu ilusión, llenándome con ella
y por hacer a  esas palabras  verdaderas
quitando puntos suspensivos
o añadiendo alguna coma
que a veces me comia.

Por quedarte hasta el final desde el principio.

Por ver lo que  no vi.
Por regalarme tus oídos, el alma y tu corazón
y darle a mi razón
esa calma que siempre se alejaba
en la noche de los perdidos.

Por anunciarme con tu voz...

Por ayudarme a alejarme,
de todas y cada una de las despedidas
que me arruinaron seis de las siete vidas,
conociendo a quien la vida quiso regalarme,
a quien realmente le dio sentido a mis poesías.

Por cruzarte en mi vida,
por cruzarme en la tuya...

Por llenar mi libro de páginas en blanco
con tanto cariño, y por invitarme a sentarme
en el columpio de ese parque mientras tú me empujabas por detrás
dándome velocidad.

Por dejarme jugar... 
Por jugar conmigo, con las bajadas. 
Te he sentido dentro de mi rio
igual que a un hada
que aparece de la nada
Y que se quiere quedar. 








viernes, 18 de mayo de 2018

El espejo

Me quedé mirando
y lo único que vi
fue la marca
de ese silencio vertical
que te eleva junto a mí. 

El pelo
fue la cortina
y las sábanas calientes
aparecieron con la piel
reflejada y guardada
a través de la mirada
o a través de él. 

Puedo beberme
ese veneno de serpiente
y tragarme solamente su ansiedad.
Puedo
aliviarme
sin haber cuerpo presente.

Puedo
aparecer sonriente
si me ofreces de tu mente la piel
que deja y siempre al mudar
el cuerpo de esa serpiente. 

La promesa

Los labios se quedaron dormidos
como el silencio, poco antes de marcharte.

La oscuridad
terminó de apagarse por la vela encendida.

Mi único recuerdo fue, 
el  pisar descalzo
el pétalo recién caído del jardín de las flores secas, 
que guardo en lo alto del armario
y  que cayó sin querer
y que también
dejó un surco en la única arena que había.

Sentado quedé mirando
la estela de un corazón, 
arrancado del papel por la fina tinta
tatuada y tocada de sangre
muy dentro de la piel y
muy fuera del que pinta.

Todo quedó por quedarse sin nada
y la noche se apago con el recuerdo.

Y la verdad
es que la siento por todo.

Y la verdad....
es que por todo
la siento.



martes, 8 de mayo de 2018

Gran via

Y  los ojos escucharon...
Todo lo demás fue imaginación.

Hortaleza dio paso a la Gran Via
Fueron los pasos, pequeños,
entre mas pasos los que anunciaban
que andar entre la gente
era como intentar respirar
dentro del agua
y sentirse pez entre cuadriculas de red
y por segundos sin memoria
sin mente.

Alguien me empujo con su hombro
en el preciso instante
en que yo buscaba las estrellas de un cielo
que por no destacar se guardaba
los colores y ese pequeño alimento
que movia solo el agua invisible
a casi todos los ojos siendo anzuelo.

Cibeles.
Me despierta la brisa
que aparece de sus aguas
cuando voy a cruzar.

Me espera la estación
y el combustible de los martes
que hoy se pasaron al jueves
después de pasar
por el portal Vi
y cartas sin letra
y letras sin canción.

Una burbuja
dentro del mar es alimento.
lo que cuento
una bruja, suspendida,
en un lado del armario.
que se agacha y que pide perdón.

Son los sueños
el aire elevado y profundo
que solo guarda el corazón.

Aire

Y el olor de tu cuerpo
apareciendo por detrás.

Tu cama hecha
sabiendo que en ella
ya nunca dormiras.

Tu perfume
se ha quedado enredado
entre esas sabanas viejas
y ese edredón, que jamas olvidaras..

Pero
puedo seguir imaginando respirarte
empujar hacia abajo tu cuerpo
y marchar a ese otro lado
que ahora esta cerca de tu ciudad.

La ciudad de las almas con cuidado
y de los besos en recuerdo
y de los labios mas rosas que morados.

Me acuerdo de ti
y del ultimo beso que no te di.
Y de como lo esperaba
dentro de mis sueños.

La ultima llamada
fue donde llore.
Me dijiste... Te quiero
cuando siempre despedias en silencio
o con un silbido fuerte nascido y reciente de tu pecho.

Me quedo
con tu aire en mi espalda
y con tus manos...
regalando tus caricias a mi alma.


Brillo azul

Un sofá
muy cerca de la cocina.
La luna en movimiento
ahora anuncia su cuento,
mañana lo volverá a contar.

No deja sombra,
no tiene sed y no muere de hambre.

Alimentada
por el reflejo del hombre
desaparece dentro de su almohada
para volver a despertar al día siguiente
más cerca, o más lejos que ayer.

Quién llevará mis cenizas en su espalda,
quién levantará en el aire
mi cuerpo lleno de polvo.

El camino de la vida
es el mismo que al faltar
vuelven a pisar
los hijos y los nietos con la voz
de un: ''no dejes nunca de observar'''.

La distancia que me separa de ti
es un segundo en un reloj
que nunca marca las horas,
que sin querer las recuerda
o las espera junto al mar
cuando la luz del atardecer
es más suave.

O como saber
cuando quedé
si no llevo reloj...

Esperaré.