martes, 9 de mayo de 2017

Que sangra mi aorta

Lápices sin punta
y un corredor de luz azul
a siete centímetros del aire
cemento, cruces sin luz
bocanada de aire abierto
muerto, despierto y sin cruz.

Sin piel hacia montaña
es la cascara
la que sin ruido despierta
mal aullido en la mañana
de Sol, y mirada casi muerta.

Ahogas sin saberlo
y serán las manos muertas
las que estrangulen
tu alma de desierto.

Bajo escalones en paz
porque subirlos no quiero
como estrella fugaz
aparecí como me fui
estando sin estar...

No te echaré de menos.