jueves, 10 de diciembre de 2015

Rio

Hacia la parte mas oscura
sin el asombro de lo que se,que nunca sucederá.

El continuo girar del movimiento
intentando despertar.

Una sola sombra en la pared
del no quiero recordar...y velas.

Muchas velas blancas acariciando la única verdad,
que no suele escapar nunca de red.

Masturbación
único consuelo de los casi,casi tontos
que empañan con su blanco
el rojo de la imaginación.

Despierto,
desnudo por un rio
y endurecido por el trasparente cuerpo liquido que me atraviesa.

Apenas puedo moverme,
y a penas quiero...solo me dejo,y recito...
con la misma pasión
del que no quiere volver a verse.

El infierno
solo es una vela,
apagada...
por diez lagrimas que vierten.

Y sonrio...
por jugar con las bajadas
que me convierten en mismo rio
con las muñecas  sangradas.