lunes, 29 de febrero de 2016

Perfume de almohada

Todas las verdades juntas.

Todos los sabores, de la miel, de tu piel... en la punta de mi lengua.
Miles de besos no son capaces,  de secar los labios de mi boca.
Y tragos, muchos tragos,
de luz, de copas, de corrientes silenciosas amamantándolo todo
en una misma noche...que no dejara de serlo... por soñar con los ojos abiertos,
sin escapar de sus rincones.

Lazo de brazos subiendo muy despacio
desde los filos de tus pies hasta el final de la punta de tus manos.
El silencio... es doble respiración.
Pongo mi mano en tu espalda
y puedo acariciarte sin hacerlo.
Puedo estar horas, dibujando un universo con espacios,
y quiero estar dentro de ti.
Llevame, como en tierras movedizas al mismo centro de la luna que enciendes bajo alma.
No quiero mirar atrás...solo quiero ver tus ojos clavados en los mios.

El perfume de tu cuerpo
se ha dormido dentro de mi almohada
y la realidad se a vuelto del revés
pero puedo volver a soñarte.

Tumbados, mi cara,  muy cerquita de tu cara
tragándome tu respiración al lado de una chimenea.

Llamas que dibujan en segundos
hasta ser por ellas mismas consumidas.

Te regalare mi perfume
para que quede en la piel de tu almohada,

solo tienes que soñarme.