martes, 24 de mayo de 2016

H alma

Sobre tu pecho,  todo el cuerpo de mi lengua.

Halma, con H de escalera, o cama, partida por la mitad.
Una viuda en masculino, y una tela de araña cubriendo todo  su cuerpo.

Cascara de naranja, arrancada con los dedos.
Noche de brindis, en la parte de la piel, más sensible del cuerpo,
que no siente el rincón,  por rodearse de palabras, cubriendo sus  paredes con el tiempo.

Tiempo imaginado, lento, y lleno de luz.

Quiero estar cerca del mar, no buscar destino, y volverme loco... viajar.

Por la veces, que tan solo, me acompañaba la luna,
en la puerta de mi balcón, y siempre de madrugada.

Por las sombras sin cuerpo,
deshabitadas,  que sin querer
me enseñaron a vivir, cuando la vida
ya no formaba parte de nadie, de nada, y aún así. .. 
 "respirarlas", 
fue el nacimiento de mi fin.

El alma,
 descansa en esa H medio cama...y se ayuda con ella...
cuando sueña a medias, desnuda, descalza, en silencio, para elevarse.

Guardando la verdad...y siempre para adentro
al lado de una orilla, en lo alto de una montaña,
que más da...
Cada noche, me hace el amor, 
hasta que vuelvo a despertar.