viernes, 3 de julio de 2015

brazo de ola

La voz de los poetas muertos...
canción de cuna.


Me drogué
pisando charco
hundido hasta las rodillas
tragando arena de playa
a toda velocidad
bebiendo de sus orillas
un solo remo
y sin barco
y tragué...

Volví a drogarme después
cabalgando sin caballo
pesada cuesta hacia latina
venas...azul de lago
riendo por amargo
escupe aguja fina.

La mentira de la vida
fingiendo mi verdad
entre las horas
solas y oscuras
de largas noches
de soledad.

Pasan
la nostalgia y el llanto
y no las ganas de besar...
y no importa,
me vuelvo a drogar
con tinte de color
de ala de mariposa,
desnudo de cuerpo
en mi crisálida
cuerpo
enredado con mente
metamorfosico de lapida
dividido
por hoja de metal afilada...
pasando sin presente.


Contando segundos por latidos
mar adentro.
Copas de dientes
desde abajo
abriendo sus bocas
para comerme...
y me hago el muerto...
me dejo.

Pomo de metal
frio entre cartones
lluvia...tan solo un vino me queda...
jodido invierno.

lastima de lagrima cristal.
el perfume de tus pechos
es querer...en mi locura
la hermosura
que nunca ya me darás.

Desperté...
desnudo...
frente a la ventana
podía ver el mar
salí corriendo
gritando entre lagrimas
había un acantilado
y salté...

Vole por el aire
sin miedo
sin drogas
sin echarte de menos
sin miedo a la muerte
desafiando a la vida
ya sin lagrimas
se mezclaron con el agua
cai de espaldas
y se hizo de noche
y al abrir los ojos...
me vi...

Dentro de ese cuadro
que jamás he pintado
pero que está...
siempre está
bordeándome la sien
acariciando
con sus pelos de pincel
los bordes de mis labios...

y besé
y manche mi boca
con sus colores...
y su cuerpo se volvió para mirarme...

y desperté de tu sueño
que fue el mio también
del brazo de tu ola...

si me sueltas...sabes?
para que vivir.

Me drogué
fue la ausencia de tus notas
la música del alma en mi piel,

y me entra...

descalzo...



Y sin botas.