martes, 21 de noviembre de 2017

Me he quedado dormida.
La flor sigue en su sitio, esperando la noche.
La que espera el nuevo dia...
es la vela, que al abrir los ojos...
sigue estando encendida.

Sueño y sin querer, y siempre con las estrellas.
La verdad se ve en la piel,
como el tiempo susurrando junto a ella.

Me dejé latir.

Ha sido el corazón,
el que sintió,
con los ojos bien cerrados...

la timida luz de la canción.

He besado mi pecho
sin llegar a tocar sus labios.

He rozado la puerta
sintiendo un frio,
que paraba corazón
sin parar espacios.

Luna de vela
y siempre lágrima,
guardada en la parte del cojin
que nunca dice nada...

Llueve en  los vasos hacia atrás
como los besos
que espero y siempre...
antes de entrar.

No te das cuenta?
tu corazón es siempre el mío
el mío...que ni sabe a donde va.

Puedo alejarme,
pero quiero que sea
agarrado de tus manos
las que notaron el calor
de ese cuerpo a si mismo.

Te quiero corazón.

Me vuelvo aire, y sin querer...

y te respiro...

te respiro...

Respiro.