lunes, 22 de diciembre de 2014

Agua de barro

Me alimento...
de la sangre negra de las sombras,
bebiéndome la tinta de los libros,
y el fuego de mi vientre,y siempre a solas
con verde... y con anis...y azucarillos.


Clavándome el puñal de buenas noches
no espero en la mañana ser un vivo,
la razón no la se,o se y esquivo,
fue como huir por carretera sin ver coches,
son la voces una fiesta en el olvido.


Lampara de piel que me arranque
estando aun viva;lo peor no fue tu olor
sino el dolor que me causaste siendo amiga.


Pero amanece...y quiero abrirme la boca para respirar,
y mis dos brazos aun duermen,y no los puedo controlar,
suspiro brusco,se abrió sola para hablar,
no le temo a la muerte que me acosa,
te haré el amor
cuando llegue mi final

y pienso correrme en tu boca
para que ahogues con mi muerte la ansiedad
y escupas tu mitad dentro de copa
y su  boca sea la luz de mi cristal.


Azul...como el aire que no espero,
lagrimas en paz,dentro de mi cuerpo,
y un solo latir por la verdad,
esa que es ya muerta sin ver cuerdo
las hojas caen bien solas cuando saben
que el silencio es la única verdad.